Crónica de la acción del eje de migraciones

El eje de migraciones ha realizado esta mañana una nueva acción. En esta ocasión se ha llevado a cabo en la T4 del aeropuerto de Barajas con el objetivo de denunciar las deportaciones de inmigrantes indocumentados que desde allí se realizan.

Esta mañana ha tenido lugar una nueva acción del eje de migraciones que buscaba denunciar las deportaciones de inmigrantes indocumentados. Tenía el objetivo de visibilizar una problemática que no tiene cabida en los medios de comunicación convencionales.

La acción se ha realizado en la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas, lugar desde el que se realizan las deportaciones. Ha consistido en desplegar una pancarta: "No más deportaciones. The state of Spain don’t respect Human Rights. Ningún ser humano es ilegal". También se ha repartido un texto entre los viajeros y también se ha dejado en los puestos de información y de Iberia, para que los trabajadores del aeropuerto fueran conscientes de lo que allí ocurre.

La acción la ha llevado a cabo únicamente una decena de personas por motivos logísticos, como poder asegurar la retirada del aeropuerto y evitar la actuación policial. No ha habido problemas ni identificaciones al tratarse de una acción rápida, de unos 6 ó 7 minutos.

La gente que había por allí se ha quedado sorprendida y la propia seguridad del aeropuerto se ha quedado desconcertada.

Se pretendía denunciar las políticas de la Unión Europea y del estado español respecto a los flujos migratorios, basadas únicamente en medidas represivas, militarización de fronteras e incluso asesinato de civiles por el simple hecho de cruzar una frontera. En el caso del Mediterráneo, la frontera más desigual del mundo. Se militarizan las costas africanas por la necesidad de retener a una población que está siendo expoliada de sus recursos naturales, como por ejemplo los pesqueros por las grandes empresas europeas y españolas. Se les niega incluso la posibilidad de pescar y se envía a ONG para "enseñarles" a hacer cosas supuestamente más productivas, como puede ser la producción de artesanía para su venta al turismo. De esta forma se niega la posibilidad de tener un futuro a millones de personas.

Desde este eje se apoya también la Segunda caravana por la libertad de movimientos.

Stop deportaciones

El estado español, siguiendo las políticas en materia de inmigración imperantes en toda la Unión Europea, utiliza las deportaciones de inmigrantes a sus países de orígen como manera de vaciar sus saturados centros de internamiento. La única solución que plantean a los actuales flujos migratorios es la represión, camuflada mediante jugosas campañas como la puesta en marcha por la Comunidad de Madrid de "reagrupación familiar", que la mayoría de las veces deja a los menores en otras ciudades que no son sus ciudades natales.

Las irregularidades y violaciones de las leyes españolas y marroquíes, así como la legislación internacional, en lo que concierne a la protección de personas y sus derechos, es constante. Condiciones de traslado y encierro inhumanos, expulsiones y devoluciones sin garantías de ningún tipo, violaciones del derecho de asilo, riesgo para la integridad y la vida de las personas.

Nuestros mayores recibieron trabajo y asilo en tiempos de escasez para nuestro país, en definitiva una oportunidad, tanto para los exiliados después de la guerra civil, como para los trabajadores en la década de los sesenta. Por eso nos parece despreciable el trato que damos a unas personas que en sus lugares de origen son empobrecidos y expoliados por parte de las empresas de occidente con gobiernos corruptos apoyados y financiados por la comunidad internacional. Y que aquí lo único que les ofrecemos es alambradas de espino, barrotes y silencio, mucho silencio.

Fuera la ley de extranjería. Stop deportaciones. Ningún ser humano es ilegal.