Comunicado del eje de antimilitarismo y desobediencia sobre el posible cambio de nombre de la "Escuela de Guerra"·

Recientemente nos encontrábamos el siguiente titular en internet: “la Escuela de Guerra del Ejército cambiará el rótulo exterior por el nombre del acuartelamiento para evitar más pintadas: vea imágenes de un asalto”. Con el supuesto “asalto” se quiere aludir a la acción directa noviolenta que protagonizaron unas 150 personas en junio del 2006, durante la Semana de Lucha Social “Rompamos el Silencio” (ReS), en la “Escuela de Guerra del Ejército” situada en la calle Santa Cruz de Marcenado.

La noticia explica que “el rótulo exterior que identifica el inmueble será sustituido por otro con un nombre ‘políticamente correcto’: el del acuartelamiento (...). El cambio (...) está motivado por las continuas pintadas que sufre la fachada del inmueble por parte de grupos antimilitaristas. Se quiere evitar, por tanto, reacciones de este tipo que animen a dibujar graffities”. Desde el Eje de Antimilitarismo y Desobediencia queremos recordar que las diferentes iniciativas que se han hecho entorno a la Escuela de Guerra han venido de colectivos muy variados, yendo políticamente más allá que simples “pintadas” y “graffitis” de contenido antimilitarista:

— El 22 de julio de 2004 tuvo lugar una manifestación ”playera” convocada por la Asamblea Ciudadana del Centro de Madrid, y en septiembre una nueva manifestación reclamaba las instalaciones para piscinas y equipamientos para el barrio de Malasaña, convocada esta vez también por Ecologistas en Acción y el Espacio Horizontal contra la Guerra. En julio de 2005 se repitió esta manifestación, a la que asistieron alrededor de 200 personas.

— Además de estas movilizaciones de corte más “clásico”, en el 2006 la Oficina de Vivienda en Madrid se hacía eco de una acción de “guerrilla de la comunicación”, no revindicada hasta el momento, desmintiendo la información aparecida en planfletos repartidos en el barrio de Malasaña, donde en teoría se ofertaban pisos del Plan de Vivienda Joven en la calle Santa Cruz de Marcenado, precisamente en la ubicación de la “Escuela de Guerra”.

Por tanto, la acción directa noviolenta en la “Escuela de Guerra” (donde se procedió a pintar la fachada y a precintar la entrada) organizada por las y los activistas y grupos participantes en el ReS, no es más que una intervención más entre otras que han ido surgiendo de diferentes grupos y colectivos vinculados de alguna manera al barrio de Malasaña. La actual sede de la Escuela de Guerra data de 1920, y está vinculada al órgano del Ejército de Tierra de Mando de Adiestramiento y Doctrina (MADOC), responsable de la dirección, inspección, coordinación e investigación en materias de doctrina, orgánica, materiales, enseñanza y sistemas de instrucción, adiestramiento y evaluación para su aplicación al combate.

Las activades de esta “Escuela” son de lo más paradójico: especialmente activo es su Departamento de Operaciones de Paz, que lleva organizando desde hace diez años un Curso de Operaciones de Paz, dirigido fundamentalmente a oficiales de las Fuerzas Armadas o miembros del Ministerio del Interior. Pero no engañan a nadie. Para las y los antimilitaristas, el nombre (“Escuela de Guerra” o “acuartelamiento”) es lo de menos: en Madrid sigue habiendo inútiles y obsoletas instalaciones militares donde se enseña a matar y donde se preparan guerras, en barrios como Malasaña, sin apenas zonas verdes, con ambulatorios colapsados, y donde se carece de los equipamientos más elementales.

INSTALACIONES MILITARES PARA USOS SOCIALES TOMANDO LAS CALLES, ROMPIENDO EL SILENCIO