En libertad las dos personas retenidas en el pasacalles "Economía de la Muerte"

(JPG) Durante el pasacalles llamado “Economía de la Muerte” de Rompamos el Silencio de hoy dos personas fueron retenidas. En este momento, las dos personas han sido dejadas en libertad y se han unido a las 15 personas que les esperaban fuera. Todo el pasacalles ha cortado ya el tráfico en la zona.

El pasacalles se inició a las 19.00 horas de hoy.Unas 200 personas,algunas disfrazadas de vampiros y reos, se concentraron delante del supermercado Champion de la c/Toledo. En estos momentos, la presencia policial aumenta, mientras dos personas que llevaban a cabo la acción dentro del supermercado han sido retenidas. En la puerta se ha tapado la publicidad del comercio con carteles de Quién debe a çquién y se han desplegado dos pancartas contra los transgénicos, amenizado por “mutantes” debido a los afectos de este tipo de alimentos.

(JPG)

En la puerta del supermercado, se ha tapado la publicidad del comercio con carteles de Quién debe a quién y se han desplegado dos pancartas contra los transgénicos, amenizado por “mutantes” debido a los afectos de este tipo de alimentos.

La acción ha consistido en una entrada en el supermercado, donde varias personas han cogido alimentos transgénicos y “expropiado” cestas de la compra para denunciar este tipo de cultivos.

La tensión ha llegado de la mano del personal de seguridad, que se ha puesto nervioso y solicitado la presencia de la policía, que ha retenido a dos personas.

Comunicado leido durante la acción:

(JPG)

Diez razones contra los productos transgénicos

"Las semillas son patrimonio de la humanidad"

1º. No hay ninguna seguridad, todavía, sobre los efectos que pueden tener en la salud de las personas que los consumen.

2º. No hay ninguna seguridad, todavía, sobre los efectos que tendrán sobre el medioambiente, ya que esos nuevos seres vivos no existían antes en la naturaleza, y son el resultado de experimentos de laboratorio.

3º. No hay ninguna seguridad, todavía, sobre los efectos que pueden tener en la salud de los agricultores y agricultoras que conviven con esas semillas y con estos productos.

4º. Las investigaciones de semillas y productos transgénicos realizadas por las empresas apenas buscan aumentar sus tasas de lucro y sus beneficios y no mejorar el bienestar de la población.

5º. Aunque los métodos de biotecnología pudieran ser beneficiosos, no hay ninguna prueba concreta de que las semillas transgénicas por sí solas sean más productivas y más adecuadas para la preservación de la naturaleza que las semillas mejoradas.

6º. Cerca del 97% de las semillas transgénicas existentes en el mercado tienen su utilización y su productividad ligadas al necesario uso de algún tipo de agrotóxico: herbicidas, insecticidas, etc.

7º. Muchas semillas transgénicas poseen el componente “terminator” que las esteriliza para la utilización de sus frutos como semillas, obligando a los agricultores y agricultoras a comprar nuevas semillas en cada temporada, deviniendo así eternamente dependientes de la empresa suministradora.

8º. El dominio de la biotecnología y el uso de los transgénicos están llevando a un proceso de control oligopólico en todo el mundo de las semillas por parte de apenas ocho grandes grupos económicos.

9º. Los agricultores y agricultoras perderán completamente el control sobre el uso de las semillas y permanecerán totalmente dependientes de las empresas multinacionales.

10º. Es posible tener semillas y alimentos sanos en gran cantidad para toda la población mundial, respetando el medioambiente, practicando una agricultura saludable, sin depender de los transgénicos. El hambre existente en el mundo y en el Brasil no es consecuencia de falta de alimentos, sino del modelo económico concentrador de renta y de riqueza que impide a muchas personas tener acceso a los alimentos necesarios para una vida saludable.

(JPG)