Crónica del taller de autoexploración femenina en el Pornolab

(JPG) Durante el taller para mujeres sobre autoexploración sexual femenina se han abordado la gran cantidad de mitos que condicionan el rol de las mujeres en las relaciones sexuales convencionales, tratando de identificarlos y de detectar mecanismos para superarlos. Un taller sólo para mujeres, para hablar en confianza y sin injerencias masculinas, en busca de una nueva sexualidad femenina.

Una veintena de mujeres se sientan en colchonetas en una sala habilitada por los organizadores del Pornolab para el taller de "masturbación femenina", tal vez esperando una sesión de masturbaciones en grupo. Fantasías masculinas ignoradas, las asistentes toman asiento y se disponen a abordar un debate con el que tratar de concluir que "otra sexualidad femenina es posible".
El encuentro es sólo para mujeres, porque "es importante que podamos hablar con tranquilidad, sin presiones", como señala la ponente, y persigue "demostrar que no existe una sola sexualidad, frente a la imposición de que el sexo debe ser falocrático".
Con la ayuda de materiales audiovisuales, se abordan algunos de los mitos más consolidados acerca de qué es el orgasmo, cuántos tipos existen y cómo se consiguen, con el fin de abrir un debate sobre qué se espera como mujer de una relación sexual satisfactoria.
El debate se ha centrado en cuánto hay de verdad en algunos de estas imposiciones ideológicas acerca del sexo, desde el punto de vista del placer masculino (¿es importante el tamaño del pene?, ¿es un fracaso que ella se tenga que masturbar?, ¿existen los juegos preliminares o son en sí una relación sexual?).
El debate ha estado enfocado desde la experiencia personal de cada una de las asistentes, sin demasiados empeños en determinar cuán reales son los mitos abordados en las relaciones sexuales de las presentes, y siempre desde la perspectiva del sexo heterosexual.