Centro de Medios de la Semana de Lucha Social - Rompamos el Silencio 2007

Eje de Vivienda de Rompamos el SIlencio

En respuesta a las falsedades vertidas por el Consejero delegado de la EMVS, Juan Jose de Gracia

Jueves 5 de julio de 2007, por Rompamos el Silencio


A raiz de lo acontecido tras la acción del eje de vivienda del Res en la EMVS nos vemos instadas a aclarar lo ocurrido y declarar nuestra posición al respecto.

En el marco de la Semana de Lucha Social 2007, las personas que nos organizamos en torno al Eje de Vivienda realizamos el pasado lunes 2 de julio una acción directa no violenta en la sede de la Empresa Municipal de la Vivienda. Dicha acción estaba encaminada a señalar y visibilizar una de las Instituciones públicas responsables en políticas de vivienda, que consideramos excluyentes para un amplio sector de la población. En paralelo, pretendía establecer una interlocución con un responsable político de esta institución; el objetivo era generar un mecanismo directo para la intervención de la ciudadanía en la toma de decisiones y prácticas en materia de vivienda pública, en la forma de un encuentro público y abierto.

En el desarrollo de la acción, en la que se ocupó pacíficamente en la sede de la EMVS, se consiguió que el Consejero Delegado de ésta, Juan José de Gracia, recibiese a dos personas del grupo. Las participantes de la acción habíamos manifestado nuestra intención de no abandonar el edificio hasta ser recibidas por un responsable político.

Durante el encuentro, el consejero delegado, señor De Gracia, accedió abiertamente a la propuesta, desarrollándose la negociación de la siguiente forma:

El Señor de Gracia aparece con nuestro comunicado en mano, debidamente leído y subrayado, e inicia una intervención en la que puntualiza lo que, a su parecer, son “errores” de nuestro texto argumentando (en contraste con el IVIMA, según él) las bondades de las políticas de vivienda, modos de funcionamiento y criterios de actuación de esta empresa, “esta casa” según sus palabras.

Tras su exposición, abordamos el asunto de la propuesta de realizar un encuentro público, abierto, plural y democrático que posibilitase un mecanismo de intervención directa para la ciudadanía en las políticas públicas de vivienda. A esta propuesta no pone ninguna objeción, bien al contrario, propone la posibilidad de que intervengamos en la modificación de las normas que rigen “esta casa” en la que, según él, ya existen mecanismos de participación para ello. Estos mecanismos, le explicamos, funcionan por delegación y por tanto son opuestos a la forma de democracia directa que implica la posibilidad de encuentros abiertos a todos como el que proponemos.

El Señor de Gracia, hace entonces una reflexión sobre los modos de organización del sistema asambleario y la dudosa eficacia del mismo, a lo que se le responde que su desconfianza puede ser producto de su desconocimiento, pero que los modos de autoorganización social producen grandes resultados (a los hechos nos remitimos). El señor des Gracia afirma entonces que conoce bien los modos asamblearios porque él, concretamente, viene de “lo rural” [sic].

Insiste igualmente, sobre el hecho de que él y su empresa, están abiertos a recibirnos en el momento en que cualquiera quiera presentarse allí.

Tras esta conversación, acordamos buscar fecha y lugar apropiados para la realización del encuentro que proponemos. Para garantizar el compromiso que teóricamente había adquirido, sólo quedaba que lo hiciese público, momento en el que su tono (y su cara) cambian y responde: “no lo entiendo”.

Es entonces cuando hay que explicarle que la desconfianza generalizada hacia las palabras de los políticos (y él lo es) es la que nos motiva a exigir una declaración pública por su parte, y dado que las dos personas que en ese momento se encontraban con él no eran “representantes” sino portavoces, en buena lógica, debía comunicarse con el grueso de las personas que nos encontrabamos allí, y no sólo con dos de ellas en privado, y hacer público el acuerdo ante los medios de comunicación. Su respuesta volvió a ser “no lo entiendo” e inició una argumentación para zafarse del compromiso público. El señor de Gracia nos aseguró que con decirlo a las dos personas con las que estaba reunido le parecía suficiente y que él haría una declaración pública ante los medios de comunicación cuando estimara conveniente ( en el plazo de esta semana) pero no en ese momento por considerarlo una medida de presión.

El diálogo queda así bloqueado, insistiéndole por último,en que el compromiso ha de materializarse con una declaración pública y que la negativa a hacerlo deja en suspenso su credibilidad.

Lamentablemente, nosotros sí entendíamos su reticencia a hacerlo público en ese momento, porque forma parte de las prácticas habituales de los políticos. Una vez más, los que se erigen como representantes de la ciudadanía, dan la espalda a ésta en todo lo que se salga de sus despachos, y niegan su participación en los procesos que conciernen a todos.

En esta línea, el Señor des-Gracia actuó en consecuencia: al día siguiente hizo su debida declaración pública (a través de la cadena SER) en la que, en consonancia con sus modos de actuación, desmintió cualquier compromiso adquirido, desligándose de este ámbito de responsabilidad para con la ciudadanía, lanzando además balones fuera (en este caso hacia el ministerio de la vivienda). Sin más y con total desparpajo marchóse tarareando la que debe ser su zarzuela favorita...“caballero de gracia me llaman, caballero de gracia me llaman,(...) y efectivamente soy así”.

Ante el modo de proceder del señor de Gracia que, incapaz de asumir los compromisos tomados ha mentido en sus declaraciones:

Le emplazamos a que recapacite y siga adelante con el compromiso que puso sobre la mesa en la línea de participar en una asamblea pública.

Una vez más se demuestra, el proceder trapacero de los responsables públicos del Ayuntamiento de Madrid que nos niega sistemáticamente el derecho a intervenir en las políticas que nos afectan y abrirlas a la democratización y la participación directa.

Por nuestra parte, nos vemos reafirmados en la necesidad de seguir denunciando y reivindicando nuestros derechos y realizar acciones que así lo manifiesten.

Tomando las calles, Rompiendo el Silencio.

Eje de Vivienda, Semana de Lucha Social 2007



Logo RES
WEB DEL CENTRO DE MEDIOS DE LA SEMANA DE LUCHA SOCIAL 2007, "ROMPAMOS EL SILENCIO"

Seguir la vida del sitio SPIP
WEB EDICIONES ANTERIORES ROMPAMOS EL SILENCIO
web 2006
2006
web 2005
2005
web 2000
2000
web 1999
1999
web 1998
1998