Centro de Medios de la Semana de Lucha Social - Rompamos el Silencio 2007

Texto del Eje de Educación

Jueves 21 de junio de 2007, por Rompamos el Silencio


"Nunca permití que la escuela entorpeciera mi educación"
Mark Twain

Desde siempre nos han hecho creer que la escuela es el lugar donde se nos forma como personas responsables, autónomas y libres. Nada más lejos de la realidad. El sistema educativo no está al margen del sistema de reproducción social, sino que constituye una pieza fundamental de su engranaje. En un nivel intermedio, situado entre la familia y el aparato de propaganda política-económica, la escuela cumple con la función indispensable de la reproducción del modelo social, contando además con la privilegiada posición de cercanía y accesibilidad que le proporciona el trabajar con niñ@s y adolescentes , al ser fácilmente influenciables y manipulables. Así, cumpliendo esta función de control temprano, tiene un importante papel en lo que se refiere a la asimilación de las normas que el sistema impone, a la aceptación pasiva de las condiciones del entorno, valores, modelos… y a la ceguera crónica en cuanto a posibilidades de cambio se refiere.

A la par que el sistema se torna cada vez más cruel e intangible, la escuela recrudece también sus formas de instrucción y vigilancia. De esta forma deja de constituir (si es que alguna vez lo hizo) un entorno protector para l@s chaval@s, convirtiéndose en algo ajeno, amenazante; un lugar en el que se interiorizan jerarquías, donde se trata de introducir en l@s niñ@s unos conocimientos totalmente desconectados de su realidad, y donde se mutila la capacidad de respuesta crítica a las demandas del sistema. Aunque en (contadas) ocasiones aparentemente se fomentan valores positivos como la solidaridad, la amistad o la creatividad, la escuela como institución representa una serie de valores negativos que son los que finalmente se imponen: competitividad, individualismo, anulación del pensamiento propio, etc. Existe un escaso número de profesor@s que tratan de hacer una labor diferente dentro de los centros de control y enseñanza, pero de cualquier modo, la imposición de dichos valores negativos es estructural: tiene su raíz en la existencia de la propia escuela y en su funcionamiento. Se trata, en definitiva, de formar a individuos para que se adapten a los intereses del mercado, como productor@s y consumidor@s sumis@s y obedientes. Para aquell@s chaval@s que no se adaptan a los intereses del mercado, que a su modo cuestionan las estructuras de enseñanza y control y que, con su existencia, ponen de manifiesto las carencias del presunto estado del bienestar, el sistema reserva un amplio repertorio de instituciones de acogida y reinserción social que hoy día sirven para lucrar a grandes empresas y mantener a l@s chic@s alejad@s de la sociedad. Inyectando el Miedo como otra nueva religión de nuestros días, al sistema le ha sido fácil encerrar a tant@s niñ@s en cárceles donde sufren tratos inhumanos y despiadados a diario. Y a todo el mundo le parece bien, "porque son peligros@s" y "están enferm@s"

No nos creemos el cuento. Las instituciones educativas de reinserción son en realidad mecanismos de reproducción y perpetuación de la injusticia social. De esta forma, son una herramienta que ayuda a mantener y mejorar las estructuras de marginación por las cuales la población carente de recursos económicos (casualmente la que no está integrada) continúa generación tras generación en el mismo estatus, ya que en realidad, tan importantes son ell@s para el mantenimiento del orden vigente como son l@s ciudadan@s perfectamente adaptad@s…También ell@s son potenciales consumidor@s y mano de obra barata y explotable de la que el sistema no está dispuesto a desprenderse.

En un mundo donde todo es susceptible de ser mercantilizado, el sistema educativo no lo es menos. Día a día crecen nuevos colegios, guarderías, institutos y universidades controladas directamente por empresas capitalistas de toda índole, que ven aquí un sabroso pastel en el que invertir y del que sacar jugosos beneficios, a la vez que se perpetúa y encrudece el papel de adoctrinamiento de estas instituciones. En la Universidad el proceso de Convergencia Europea y la implantación del Espacio Europeo de Educación Superior, supone el toque de queda al ya de por sí muy mejorable sistema universitario estatal. La Universidad se ve abocada a convertirse en una mera escuela de formación de trabajador@s a medida para l@s empresari@s. Una institución que espera de ti, que seas lo más rentable y eficiente posible, que dediques tu tiempo en exclusiva a tu trabajo (y luego a tu "formación"... ¿vida? ¿qué es eso?) Y que por supuesto dejes de lado todo aquello que sea ajeno a los criterios de competitividad y eficiencia que marcan los nuevos tiempos.

Lejos quedan ya las reivindicaciones de una formación superior integral y humana. Cada vez más, nos vemos inmers@s en un sistema elitista que dejará fuera a tod@ el/la que no pueda devolver los cómodos plazos que los bancos nos impondrán para costear nuestros nuevos y fastuosos grados y postgrados. Universidades compitiendo entre sí por atraer la mayor inversión privada, la investigación sujeta a intereses empresariales (que no de interés general), un sistema que nos conduce inevitablemente a un futuro de precariedad laboral y en el que tendremos que terminar pagando una pasta para que quizás una empresa nos contrate por haber cursado (y pagado) el master que ella misma patrocina.

La mercantilización llega también a las instituciones represivas, que como hace tiempo sucede con las cárceles, pueden llegar a ser muy rentables. Muchos de los Centros de menores están gestionados por empresas privadas que se lucran de la marginación que el propio sistema crea y que tanto necesita. Tan claro es su objetivo de facilitar el pleno desarrollo personal de l@s niñ@s, que de su material educativo el imprescindible son porras, grilletes y drogas para aturdirl@s ; y entre las cualidades que exigen a much@s de sus educador@s, la fuerza física, incluso habilidades de combate. Y claro, prohibida está la más mínima implicación en la vida de l@s chaval@s, no vaya a ser que llegaran a un atisbo de reponer sus carencias afectivas, de estabilidad, de seguridad emocional y de protección estructural y nos hagan plantearnos q l@s verdug@s no son l@s niñ@s pres@s, sino el sistema que l@s margina y criminaliza.

Ante todo cuestionamiento de estas estructuras, la represión es la respuesta que se nos da para intentar negar las evidencias. Desde la /el menor encerrad@ en un "reformatorio" a los espacios de autoorganización estudiantil, correrán la misma suerte, al serles aplicado a cada un@ su nivel y dosis de represión, por la falta de asimilación del modelo establecido.

Guardería, escuela, instituto, universidad, master. Otro master por si acaso. Acumular diplomas y llegar muy lejos en la carrera de la titulitis. Si no aguantas el ritmo, mal asunto. Estudiar mucho para ganar mucho y consumir mucho. Ser un/a consumidor/a de estudios de usar y tirar. Trabaja, consume, muere. L@s que desviaron el camino o quedaron en la estacada serán tus subordinad@s. Descarga sobre ell@s tu frustración cuando tu jef@ te grite cómo tienes que pensar.

De esta forma se cierra este perverso círculo con el que el sistema consigue sus objetivos: Adoctrinamiento, formación de mano de obra y represión de cualquier tipo de disidencia y conciencia grupal.

Ell@s llaman educación a este sistema de adiestramiento para las exigencias del sistema de producción y consumo. Para nosotr@s, la palabra educación no puede estar separada de la idea de transformación de la realidad, por lo que la escuela tiene que estimular la curiosidad, la inteligencia y la creatividad. El objetivo debería ser conseguir personas íntegras, conscientes de su propio compromiso (consigo y con su entorno) y libres, entendiendo la libertad como una construcción colectiva. La educación que impera yerra en su interferencia autoritaria, sin percibir que es justamente ese tipo de interferencia la que alimenta aquello que identifica como problema. Creemos que el sistema educativo debe garantizar el acceso, en condiciones de igualdad, a todo ser humano, al conocimiento (enseñando a pensar, cuestionar, dudar…) y a un espacio protector donde conocerse y aprender a convivir, sintiéndose protagonistas del mismo. Queremos una educación que nos muestre que no sólo hay un camino, sino infinitos.



Logo RES
WEB DEL CENTRO DE MEDIOS DE LA SEMANA DE LUCHA SOCIAL 2007, "ROMPAMOS EL SILENCIO"

Seguir la vida del sitio SPIP
WEB EDICIONES ANTERIORES ROMPAMOS EL SILENCIO
web 2006
2006
web 2005
2005
web 2000
2000
web 1999
1999
web 1998
1998