Rompamos el Silencio.
Madrid. Del 17 al 20 de Mayo de 2010.
Sigue las semana de lucha social 2010 en:
Centro de medios (centrodemedios.org)

La VI Cumbre UE-ALC: notas sobre un movimiento más de la secuencia eurocolonialista que se inició hace 200 años

Jurgi San Pedro, militante internacionalista

Jueves 13 de mayo de 2010

Estamos ante un nuevo rito del expansionismo colonial que los fundamentalistas del capitalismo, reunidos bajo la siglas UE tratan de enmascarar con simple retórica. Detengámonos en su lema escogido Hacia una nueva fase del asociacionismo birregional: la innovación y la tecnología para el desarrollo sostenible y la inclusión social. Plantean el asunto como si se tratará del encuentro de varios socios selectos de una misma empresa transnacional que opera en dos regiones, socios que vuelven a encontrarse parece que con todo bien amarrado, desconociendo que el tradicional sujeto político sudamericano no es tan monolítico y corrompible como hace unos años, donde la hegemonía de los criollos fieles al culto a Europa – criollos que han venido ejerciendo tradicionalmente con bastante violencia política el poder político en nuestra América– anunciaba cumbres sin sorpresas.

Hoy, bajo las reducidas siglas ALC (América Latina y el Caribe), nuestra América, hay varios “indios”, “afrodescendendientes” y “tupamaros” que leales a esas contagiosas causas centenarias revolucionarias e independentistas, detentan poder político institucional. No sólo eso sino que además en nuestra América proliferan los procesos de construcción de visiones descolonizadas que van paralelos a originales procesos de integración intracontinental innovadores en lo que han venido siendo asociaciones del capitalismo con fines comerciales de vastas regiones, innovadores por estar focalizados en la lucha por la justicia social, y de paso por la justicia ambiental como acaban anunciar desde Cochabamba en Bolivia. Y este punto puede ser el factor sorpresa de la cumbre.

Analicemos ahora brevemente la segunda parte del lema anunciador. La misma delata esa arrogante unidireccionalidad de la que parte la UE cada vez que se acerca a nuestra América como si ésta siguiera siendo la puta del Rey, y que provoca, al menos, la siguiente interrogante ¿acaso se puede sugerir un desarrollo sostenible sin integrar en la raíz de su planteamiento la inclusión social? ¿hay necesidad de disociar las dos nociones? ¿se puede invocar la inclusión social sin nombrar la necesaria voz, participación de sus protagonistas, los excluídos?

Aun más, si uno repara sobre los objetivos políticos que se ha propuesto la UE en ésta cumbre uno comprueba que sobre todo buscan, en primer lugar, acuerdos comerciales y de tipo financiero con un grupo cerrado de organizaciones con nombres propios, como MERCOSUR, CAN, SICA y CARIFORUM a quienes quiere como “socios globales” para actuar el nuevo reordenamiento mundial – así lo expresan– . En segundo lugar anuncian el lanzamiento de una fundación, la EUROLAC, que busca ser agente aglutinador de las “organizaciones de la sociedad civil” comprometida de todos los propósitos “asociacionistas” de la UE con nuestra América. Alerta pues a sus movimientos desactivadores de movimientos sociales no alineados con la UE que emergen sin descanso.

Tras analizar los documentos programáticos de la UE para esta cumbre uno comprueba que si bien se plantea en trabajar la bilateralidad con Cuba, hasta ahora negada, reconociendo así la unilateralidad que se gastan, -deciden sin escuchar-, no son nombradas las siglas de la ALBA (Alternativa Bolivariana de Nuestros Pueblos de América), las siglas del nuevo sujeto sudamericano descolonizado, las siglas del mecanismo de integración intracontinental más innovador por su compromiso social, ejemplo internacional en la implementación de políticas de inclusión social que tiene lugar en nuestra América durante los últimos años. ¿Pero a ver, no habla el lema de la cumbre de “inclusión social”, acaso no busca la UE profundizar el modelo de relación con los distintos mecanismos de integración citados, con omisiones sospechosas, en aras de ese objetivo tan humanitario? Ante esa digresión tan patente en el discurso formal de la UE, la intuición sobre sus motivaciones colonialistas es comprensible, más sabiendo que tienen en su seno 80 millones de pobres y más de 15 millones de niños indigentes para los que no hay agenda de inclusión social prioritaria.

Estamos ante un nuevo brote del prejuicio burgués ya bicentenario: la necesidad de presumir de ser profesionales doctos y humanistas dispuestos a echar una mano –y el guante– a una históricamente empobrecida, marginada y poco docta y profesional Sudamérica, a la que una vez más hay que instruirla, asesorarla, ¿por qué no?, guiarla en estos críticos tiempos modernos, sin reconocer la propia miseria y el fenómeno emocionante de las bancas rotas a las que se enfrentan. Y este insolente prejuicio no sólo ignora la conciencia de la que toma nota nuestra América emergente en sus relaciones con una UE necesitada con urgencia de nuevos yacimientos de riqueza, y que desde la perspectiva del pensamiento robinsoniano en boga en nuestra América, “inventamos o erramos”, no demanda ya de convenios de capacitación y monitoreo técnico-político que pretende ejecutar la UE en el espacio universitario sudamericano y de la educación de nuestra América en general; también en los procesos de integración intracontinental de nuestra América.

Estas dos líneas de acción recién anotadas, además de ilustrativas del contenido del total de las 11 áreas temáticas de trabajo que se pretenden relanzar en esta cumbre, son exponentes claros del coloniaje cultural que la UE insiste en repotenciar. Pero dejemos resonando un par de pensamientos robinsonianos, parte de las raíces intelectuales de los procesos de independencia retomados en nuestra América, y cuyo creador es Simón Rodríguez, que en su obra Luces y Virtudes Sociales (1834) nos dejo dicho: “hacer negocio con la educación es….diga cada Lector todo lo malo que pueda todavía le quedará mucho que decir”: también nos lo dejo claro: “la sabiduría de Europa y la prosperidad de los EEUU son dos enemigos de la libertad de pensar…en América”. ¿Y sin libertad de pensar que libertad para autodeterminarnos nos queda?

Para este trabajo de apología de ese sofismo tan arraigado en la UE y tan denunciado en nuestra América, tiene la propia Unión Europea en su nómina de operadores temporales una cantidad de ONG de lo más variopintas, acostumbradas a prometer fuera de sus casas lo que son incapaces de articular en el seno de ellas, habituadas a vivir de un discurso sin práctica como buenos licenciados en la doble moral en la que han sido amamantados durante demasiados años de sumisión a los valores de la Europa del Capital. Y es que nuestra América emergente es la que en estas horas, está en condiciones de cooperar para el desarrollo de la UE en cuestiones de desarrollo comunitario integral y no al revés como nos tratan de hacer entender.

Y es que hay una imagen bicentenaria, que a modo de sortilegio sigue operando en el imaginario de los promotores de este tipo de cumbres fuera de tiesto, que no les deja salir de sus errores de apreciación. Y es la imagen que escogió casualmente, ese nombre propio al que se atribuye nada menos que la anexión intelectual de nuestra América a esa Europa egocéntrica. A. Humboldt, quien en la portada de su Atlas de América de 1814, que no es más que un clásico manual de prospecciones geoeconómicas en nuestra América, escogió la alegoría donde aparece representado un guerrero azteca, vencido con sus armas en el suelo, agarrado del antebrazo por el tándem occidental todopoderoso de Atenea, patrona de la sabiduría, y Hermes, el dios del Comercio, que abrazados invitan al indio a resignarse a la sumisión, como si su sabiduría ancestral no fuera suficiente para su desarrollo, como sí su sistema socieconómico y relacional no fuera el más armónico con nuestra Madre Tierra.

Es la vigencia de esta imagen eurocolonial en la actual coyuntura la que permite afirmar que esta cumbre comparte la misma raíz que la de los viajes organizados por los armadores europeos de los desembarcos científico-comerciales, cuya proliferación en nuestra América cumplen ya 200 años, cuando la dialéctica entre expediciones comerciales y exploraciones científicas a nuestra América quedo superada, ya que hasta esa fecha bicentenaria hoy, ambos tipos de exploraciones aparecían reñidas por responder a intereses diametralmente opuestos, materiales unos, inmateriales las otras, pero fusionadas ambas hoy y hace 200 años por el instinto de supervivencia de una Europa del Capital en decadencia.

Ha llegado ya la hora en esta era bicentenaria de crear la imagen que represente cual es la situación hoy de esa nuestra América emergente que sentada en la mesa de la UE, no encuentra por innata diplomacia el modo de decirle que tranquila UE, que si necesita que le presten conocimiento social y politológico experimental para sus problemas de inclusión social, y si necesita de recursos financieros para sus programas de reeducación social integral, sólo tiene que decirlo, sin complejos de superioridad, nuestra América nació para cooperar con la humanidad. En Cochabamba se acaba de ver esa imagen que subvierte la alegoría humboldtiana.

Jurgi San Pedro

Rompamos el Silencio ha solicitado a diversos autores y autoras los distintos textos que conforman este dossier, con la intención de elaborar un marco amplio de perspectivas sobre la realidad latinoamericana al calor de la presidencia española de la UE. Las opiniones vertidas en el mismo responden, por tanto, a las personas que los firman y no constituyen necesariamente la línea política de Rompamos el Silencio que por tanto no se responsabiliza de las mismas.

Asamblea de Rompamos el Silencio

Mayo de 2010

SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0